domingo, abril 27, 2008

Adrián Cáceres Olazo


La muerte viaja en camión

El Comercio de Lima, 6 de octubre de 1969


Por: Emilio Romero

Llegar a la ancianidad con la mente diáfana, la expresión pulcra y armoniosa y los músculos flexibles y fuertes es en verdad un regalo de los dioses; el más preciado don que el ser humano puede recibir. Doloroso y deprimente para el ser humano es en cambio conservar el vigor físico hasta avanzada edad con las lámparas del entendimiento apagadas. Ciego o demente el hombre viejo es una de las figuras más tristes que solo un Dante, un Milton o un Shakespeare han podido describir con infinita piedad.

Pero también es trágico y humillante para la civilización que un hombre que ha logrado mantener en su plenitud la vida espiritual y física como resultado de una existencia austera, desenvuelta en disciplina y templanza; en la práctica de las siete virtudes que no son sino siete reglas de higiene, muera cualquier día en el cruce de dos calles atropellado por un automóvil. Este cuadro, que es el síntoma de algo grave que está ocurriendo en la vida del hombre del Perú, se está repitiendo casi a diario en las ciudades y en las carreteras que cubren el territorio nacional. La muerte borracha, la muerte envenenada con el mal del alcohol mata a hombre de trabajo; mutila niños y destruye frutos ahorrados en largo tiempo inutilizando vehículos o destruyendo materiales necesarios.

En las últimas semanas un despacho corresponsal de “El comercio” en la ciudad de Puno ha comunicado que el Doctor Adrian Cáceres Olazo murió Atropellado por un camión. Hace unos pocos meses el Doctor Adrian Cáceres Olazo llegó a Lima presidiendo una brillante delegación de jóvenes profesionales puneños para participar en el Congreso Nacional de Abogados que se realizo en el Callao. Cuando acudí a saludar al ilustre coterráneo muchos profesionales universitarios de Lima me preguntaron si era verdad que ese anciano que se registro con 80 años de edad; con una mirada casi juvenil y modales señoriales, era el mismo que hacía varios años había traducido la Filosofía del Derecho de Icilio Vanni, la gran obra de consulta de los estudiantes de San Marcos cincuenta años atrás. Y en verdad era el mismo, con la diferencia de que entonces estudiaba y comentaba el Manual del Derecho de las Comunidades Europeas por Nicola Catalano. Cáceres Olazo departió, con el señorío y simpatía que le caracterizaba, con los maestros de las nuevas generaciones entrando con extraordinaria rapidez mental en el mismo carril ideológico de las nuevas mentalidades contemporáneas.

A Cáceres Olazo le hacían reparos por haberse quedado definitivamente en Puno después de haber sido en Lima un brillante universitario; de haber contraído vinculaciones de primer orden social y político; de haber desempeñado con tino el cargo de secretario de la presidencia de la república en el periodo de Guillermo E. Billingursth, Cáceres Olazo se retiró a su tierra natal dedicándole su vida entera. Fundó en Puno un Seminario de Estudios con los abogados jóvenes y los universitarios de vacaciones. Allá plantó su bandera de idealismo. Su casa era como la Embajada de Lima en Puno. Era una posada intelectual y literaria a donde se podía llegar, desensilla y descansar para tomar un mate de coca reconfortante a cerca de 4,000 mts. de altitud. Allá llegaron a su sombra Abraham Valdelomar al iniciar su peregrinaje nacional. En otras fechas Luis Alayza y P.S.; el pintor Roura de Oxandaberro y Teófilo Castillo. Condiscípulo de Juan Bautista de Lavalle, de Carlos Zavala Loayza y de otros valores de su generación conectó con ellos a los de su propia promoción puneña formada por José Antonio Encinas, Manuel A Quiroga, Francisco Chuquihuanca Ayulo y otros.

Cáceres Olazo luchó por el progreso de su pueblo y la superación de la juventud. Fundó el “Club de Regatas” y llegó a iniciar la construcción de su local con la plataforma de fierro sobre el lago para desarrollar el viril deporte, Reunió a los músicos de Puno y patrocinó los primeros conciertos de Teodoro Valcárcel, Alberto Rivera del Mar y del folklorista Rosendo Huirse, padre de músicos de fama internacional. Institucianalizó las conferencias, los recitales y los debates y favoreció el desarrollo de la música popular y del teatro de aficionados.

El ilustre anciano que murió en Puno atropellado por un camión a los 81 años de edad enseño a la juventud el deber y el encanto de vivir en su propia provincia y trabajar por su progreso y su prestigio desinteresadamente. Pudo haber regresado a Lima como Diputado y olvidarse de todos, pero prefirió el combate diario con el medio sin otra compensación que los incomparables amaneceres en el Titicaca y la meditación contemplando las inmensas praderas del altiplano que sugieren la eternidad y el infinito.

Antes de morir en la encrucijada de las calles de Puno, transitadas hoy por ómnibus, camiones y automóviles, con sus semáforos presuntuosos, quizás tuvo una sonrisa de satisfacción llevándose la última imagen de su pueblo que, pese a las contraías fuerzas humanas y naturales, seguía progresando.

sábado, abril 26, 2008

Narciso Aréstegui

Mientras viví en Puno con frecuencia visite la tumba de Narciso Arestegui, mi tatara abuelo. Un día su lapida fue removida y así quedo su tumba sin marca permanente. El municipio de Puno constantemente amenaza con tirar el cuartel de nichos donde se encuentra su tumba. Narciso Aréstegui siguió la carrera de militar y se retiro con el grado de coronel. Escribio las novelas: El padre Horan y el Angel Salvador. Murió en un domingo de carnaval junto con las demás autoridades Depto de Puno que en ese entonces estaban participando en el paseo anual al lago. Los siguientes datos los he copiados de la Wikipedía pero me tome la atribución de borrar la información que me pareció equivocada.

WIKIPEDIA

Narciso Aréstegui, hijo de Juan de Dios Aréstegui Se casó con doña María del Castillo, en la Capilla de la Catedral del Cuzco, el 26 de diciembre de 1838. Aréstegui estudió en el Colegio Nacional de Ciencias y Artes, creado por Simón Bolívar, y que hizo estudios universitarios, graduándose de abogado, en el colegio Seminario de San Antonio de Abad. En 1850 fue catedrático de Historia Antigua y Moderna y de Literatura. En 1867 encabeza una revolución contra la dictadura de Mariano Ignacio Prado en el Cuzco, uniéndose a Balta y a Diez Canseco, en calidad de Prefecto y Comandante General del Departamento. El 10 de setiembre de 1868 fue nombrado Prefecto de Puno, cuando era ya presidente el coronel José Balta. Murió el 9 de febrero de 1869, ahogado en el lago Titicaca. == == Aréstegui es uno de los grandes representantes del Indigenismo en el Perú, que junto con otros grandes escritores como Mariano Melgar dan vida a esta corriente.

lunes, abril 21, 2008

De la revista palabras al sol

http://grupomuestrario.googlepages.com/







por

Liliana Varela



De pequeña, recuerdo haber visto en la casa de mi abuela una estatuilla extraña que, según decían los mayores, tenía la habilidad de fumar un cigarrillo si éste se le ponía encendido en la abertura que hacía las veces de boca; todo el mundo estaba asombrado de aquel milagro incluyéndome por supuesto.

Esa figura regordeta poseía muchísimas bolsas que colgaban de su espalda y cuyo contenido consistía en granos de arroz, de maíz, semillas de toda clase, hojas de té e incluso trozos de tela, algodón y hasta dinero entre otras cosas aún más extrañas.

Lógicamente estaba prohibido sacar o vaciar el contenido de esas bolsas ya que ello acarrearía miseria e infortunios al lugar donde se encontrase dicha estatuilla.

Con el tiempo descubrí que ese hombrecito de aspecto regordete, que llamaban coloquialmente “Equeco”, era el Dios Andino de la abundancia.


-------------


El Ekeko es un muñeco de terracota que puede presentarse en varios tamaños, (aunque generalmente tiene unos 20 cms de altura). Representa a un hombre con las típicas vestiduras de la región andina que se extiende desde el centro de Perú hasta el noroeste de la Argentina. De su cuerpo cuelgan pequeñas bolsitas, que a modo de alforjas contienen cereales, tabaco y billetes enrollados que funcionan como exvotos para propiciar la adquisición de bienes materiales. El poseedor del Ekeko puede agregar nuevos exvotos en miniatura que se colgarán de la estatuilla o se ubicarán a su lado, representando aquéllo que se desea obtener.

Su fama de fumador es bien conocida en el mundo andino, y para que surta efecto , es necesario que el Ekeko no haya sido comprado por el usuario sino que éste lo haya recibido como regalo (e incluso lo haya sustraído). Se cree que así como este personaje puede cumplir con los deseos de sus dueños rápidamente, también puede quitárselos con la misma velocidad, por ello el significado del cigarrillo está en el humo que representa la vida que se consume a pasos acelerados mientras tenemos abundancia (o no).

---------------------------------------------------------------------------------------------

===============================================================

Nota de Maria Fischinger: Mi padre compro un equeco cuando yo era ya casi una adolecente y lo consideraba como un pedazo del arte y de la cultura nativa de la region.

lunes, abril 14, 2008

Premio otorgado por Carolina González Velásquez

http://caingovememes.blogspot.com/



Por el calor que sus palabras siempre otorgan les paso este premio a:

http://albertoviera4.blogspot.com/
http://carlosafernandez.blogspot.com/
http://long-ohni.blogspot.com/
http://juliesusfotosyescritos.blogspot.com/
http://emedinam.blogspot.com/

jueves, abril 03, 2008

A un heroe




rincon

A mi tio abuelo Florencio Olazo
Una estrella fugaz

El 2 de mayo de 1866,
un grito urgente estremeció la costa
¡LIBERTAD!... ¡LIBERTAD!
y Florencio Olazo estaba presente
en El Torreon de la Merced.

Un estruendo...
una explosión...
gritos...
sangre...
y al final...
silencio,
silencio perpetuo.

Sueños destrozados,
sueños inconclusos,
cubrieron la vida
que aun no empezaba.

Estrella fugaz que tocó la tierra y
encontro mortaja y
tumba en el mar.

Florencio, tu muerte heroica y callada,
olvidada está en el tiempo.

Maria Fischinger @2007 - Chicago

EL COMBATE DEL 2 DE MAYO DE 1866

A Donde http://www.adonde.com/historia/1866_2demayo.htm
El día de la Independencia definitiva


Fuerzas peruanas se preparan para el combate del 2 de mayo de 1866

JOSÉ GÁLVEZ Y EL COMBATE DEL 2 DE MAYO

En 1853 España había reconocido la independencia del Perú, sin embargo, 13 años después, en 1866, una escuadra española ocupó las islas Chincha, emporio del guano peruano. Ante esta situación se convocó a un Congreso Americano en Lima, con la participación de Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Guatemala, Perú y Venezuela, y se llegó a la conclusión de que el asunto de las islas Chincha era un problema continental.

La escuadra española también amenazó a nuestros vecinos, bloqueando la costa chilena, incursionó en sus puertos y afecto su comercio. En esa época, los chilenos capturaron la goleta española "Covadonga" que luego fue usada contra el Perú en la Guerra del Pacíficio.

El 7 de febrero de 1866, la escuadra peruano-chilena batió a la española en el combate de Abtao. Los españoles bombardearon Valparaíso el 31 de marzo y se dirigieron al Callao para atacarlo.


El Real Felipe


Callao: el Combate del 2 de Mayo de 1866

El 2 de mayo de 1866, a las once y quince de la mañana, la escuadra española, tendida en una línea en forma de V, se acercó desafiante al puerto de El Callao. A la derecha, al sur del Callao, estaba la Numancia, seguida por las fragatas Almansa y Resolución. El sector de la izquierda o del norte, estaba formado por las fragatas Villa de Madrid, Berenguela y Blanca. La corbeta Vencedora era el punto de intersección de la pirámide. Los barcos más pequeños se situaron atrás. Eran, en conjunto, la escuadra más formidable que había navegado las aguas del Pacífico americano.

La ciudad del Callao lucía embanderada, había sido abandonada por todos aquellos que no eran combatientes. El General Buendía había agrupado varios batallones para impedir un posible desembarco español. Entre El Callao y Bellavista se concentraban los bomberos limeños y chalacos. Cerca de allí, los bomberos italianos, franceses, ingleses y alemanes portaban sus respectivas banderas nacionales. En el sector sur del Callao se preparon las defensas desde la torre de La Merced, el fuerte de Santa Rosa y la batería Chalaca, improvisada en 24 horas por una multitud. En la zona de la "mar brava" se erigió la batería Zepita para evitar un posible desembarco. La línea del norte, al mando del coronel José Joaquín Inclán, estaba formada por el fuerte Ayacucho, la batería Independencia. En el centro se hallaban los barcos peruanos Loa, Victoria, Tumbes, Sachaca y Colón, de poca o nula fuerza militar. Las fuerzas peruanas contaban apenas con 45 piezas de artillería contra 245 cañones españoles.

La participación extranjera en el combate fue muy importante porque se unieron en defensa del territorio peruano, soldados ecuatorianos, chilenos, bolivianos y hasta mexicanos, cuyos intereses también estaban en juego.

El Secretario de Guerra, José Gálvez, se posicionó en la torre de La Merced para dirigir el combate.


El combate del 2 de mayo de 1866

Al mediodía del 2 de Mayo de 1866, La Numancia, la mejor embarcación de la época, se puso al frente de las naves españolas y lanzó dos cañonazos que fueron respondidos por La Merced y las demás baterías.

La Villa de Madrid fue la primera baja española, puesta fuera de combate a las 12:20, con una granada con la que perdieron la vida 13 hombres y que abrió un enorme agujero en la nave. Luego, fueron averiadas la Berenguela y la Blanca.



http://www.adonde.com/historia/1866_2demayo.htm